cojines corazones

Cojines con corazones para novios

Los cojines son los más tierno de San Valentín. Blanditos y redonditos acompañarán a tu cita perfecta durante toda la noche. Además de formar parte de la decoración Son regalo muy romántico.

Se trata de un almohadón inspirado tontamente en el día de los enamorados. Listo y preparado para hacer acto de presencia en todos los sofás y camas del mundo.

Cojín para San Valentín personalizado Lola Pix

Características del cojín para enamorados LolaPix

  • Impresión por sublimación.
  • Sin restos de pintura sobre la superficie por lo que no se nota al tacto.
  • Tamaño 35x35cm.
  • Lavable. Apto para lavadoras.
  • Relleno incluido.
  • Impreso por ambas caras y sin margen en blanco.

¿Es un cojín un regalo apropiado para decorar en San Valentín?

Se trata de un detalle económico y resultón. Un cojín o almohada con forma de corazón derrite el corazón de cualquiera. Como ya hemos mencionado en otras secciones, decorar la casa con algunos detalles, es la clave.

Toda la preparación de esa noche tan especial sirve para que cada sorpresa sea aún mas efectiva, piensa en al forma de dárselo. ¿Se o envolverás o lo pondrás en el sofá como si tal cosa hasta que se de cuenta?. No solo es un regalo, si no que acompañará toda la velada con su presencia haciendo más palpable el romanticismo.

Lo bueno de los cojines de San Valentín es que no son de usar y tirar, todo lo contrario. Son lavables y os acompañarán el resto del año. Un recordatorio vivo del momento que vivisteis el 14 de febrero.

Basta decir que también te servirá para usarlo en tu día a día. Ya sea para arreglar esa espalda en el sofá, abrazarlo durante las pelis de miedo o decorar el cabecero de la cama. Incluso, si eres un romántico empedernido,  ¡Para ponerlo en la parte de atrás del coche!.

Otras ofertas para cojines de enamorados personalizables

Las formas y colores de los cojines románticos

Como en cualquier regalo, los cojines para San Valentín tienen multitud de formas y colores. Desde los más clásicos, siendo cuadrado y teniendo una frase romántica bordada, hasta los más peludo, suaves y coloridos que puedas imaginar.

Uno muy vendido es el que tiene forma de corazón. Al abrazarlo da una sensación de bienestar que gusta a todo el mundo. Pero si quieres uno más personal, puede optar por elegir un cojín de enamorados personalizable.

Es muy fácil de hacer. Mandas una foto o texto y en unos pocos días tendrás tu regalo personalizado en casa. El taller se encarga de imprimir la fotografía o dibujo y bordar la tela y rellenar con una espuma tan blanda como el algodón de azúcar.

Como mención especial, no podemos olvidarnos de los almohadones que tienen forma de labio, animales o los que son redondos entre muchos otros.

Diferentes materiales para diferentes parejas

En último lugar hay que hablar de los materiales. El clásico es de tela, el cojín de toda la vida. Aunque quizá, para San Valentin quieras algo más exclusivo.

Las lentejuelas son los más modernos y los que se están poniendo de moda. Perfectos para gente de hoy en día. Además son las lentejuelas que tienen doble cara. Por un lado tiene un color y por el otro frases de amor.

El lino es otro de los materiales que se usan para coser cojines románticos. El material de los egipcios, da un aspecto rustico y campero al cuerpo del cojín. Es unn buen material para colocar debajo de algunos parches de corazones y con una textura más suave.

Almohadas con dibujos de amor únicos

Opinión sobre regalar cojines en San Valentín

¿Cuál es tu presupuesto? ¿Se te da bien coser?. Son preguntas que te animamos a que te hagas. Los cojines por contra, son baratón y ya están listos para regalar.

Tienen un diseño que encaja con la noche de San Valentín, poseen imágenes de amor (o personalizadas) y además decoran la casa mientras cenáis.

Piensa una foto de ese momento que recordáis con cariño impresa en un cojín junto a vuestra frase favorita. Personaliza el cojín con palabras cariñosas que tanto os habéis dicho y triunfa.

Si un regalo despierta ilusión, algunas sonrisas mientras se mira de reojo y además encaja con cupido, pensamos que es una buena opción.

Los cojines de San Valentín son los grandes olvidados en una época donde todo es tecnológico y digital. Regala algo palpable y vuelve a los orígenes del romanticismo.

Las buenas costumbres, no deberían perderse nunca.